sábado, 9 de mayo de 2015

España

SERENOS

Los cuerpos de seguridad del Estado, datan del siglo XIX. Obviando cuerpos anteriores, como la Santa Hermandad, nos centraremos en los serenos.


Considerados, por muchos, el origen de las policías municipales, iban armados de un "chuzo" y un farol.


Aunque se han usado faroles artesanales, linternas sordas (como las comercializadas por Canosa a principios de siglo), o lámparas de ferrocarril, hay un tipo que se repite desde el siglo XIX, en fotografías y felicitaciones navideñas.


Construido en hojadelata, bastante ligero, alimentado por aceite, con un asa superior.


Otra asa posterior, hueca y un habitáculo para escobilla o mecha.

GYP - ESPRIU

Este ejemplar de linterna sorda de carburo, es un caso excepcional.


Funcionaba con acetileno autogenerado por carburo.


El depósito de carburo, el cuerpo de la linterna con el depósito detrás del reflector y un cuerpo móvil para abrir o cerrar la luz:


El farol iría encendido y al estilo de las linternas sordas, cerrado.


Las perforaciones bajo el foco, darían una ventilación extra al proyectar la luz.



Con respecto al inventor y fabricante, toda la información se la debemos a Jose Manuel Sanchis. Tanto a sus publicaciones como a la información ofrecida de forma personal.



Pablo Esrpriu Maruny, inventor y fabricante de lámparas de carburo.


Castells y Piera, distribuidores de material, tal como se recoge en el anuncio siguiente, facilitado por José Manuel Sanchis.


En definitiva, se trata de una linterna sorda inspirada en las lámparas de policía inglesas, pero con muchas de las características de los faroles de sereno.


Construida en latón, es mucho más pesada que el farol de sereno, a pesar del gran volumen de éste.

FAROL ANTI-DEFLAGRACIÓN

Adquirí este farol porque me recordaba a los usados por los watchman, los serenos ingleses y por otra característica que mencionaré más adelante.


Cristales biselados, asa superior... si retiraba el exceso de engrosamiento de los marcos (que yo creí posterior), el aspecto sería el de una linterna inglesa de vigilante o de inspección.


Yo supuse que, tanto el engrosamiento del marco como la moldura exterior se habían añadido de forma artesanal en Sevilla, lugar donde se utilizó este farol. Sin embargo, me equivoque o al menos en parte, el engrosamiento parece una forma extra de proteger los cristales tal como se ve en este otro ejemplar hallado en Internet:


Sin embargo la moldura es muy probable que se haya añadido posteriormente como adorno.


Se trata de un farol de aceite, muy sólido con cristales biselados y perfiles de refuerzo que evitasen una rotura. De hecho, en el farol que no es de esta colección, una gran abolladura evidencia un fuerte golpe que no ha logrado romper el cristal:


 El fin es que la llama no esté expuesta al ambiente exterior, el mismo que la malla metálica que protege todas las entradas de aire o la salida de la chimenea.


Protección no suficiente para gases inflamables, pero sí, tal vez, para pólvora.


Un poco de imaginación: una lámpara diseñada para un polvorín u otro depósito de munición. Tal vez la fábrica de pólvora de Sevilla y después, utilizada como lámpara de sereno en esta misma ciudad.









No hay comentarios:

Publicar un comentario